miércoles, 16 de diciembre de 2015

Carpintero gigante (Campephilus magellanicus)

ORDEN PICIFORMES
FAMILIA PICIDAE
Status de conservación según BirdLife: preocupación menor
Habita el bosque andino patagónico; es el único carpintero grande en la región (alopátrico). Se alimenta como la mayoría de los integrantes de la familia buscando larvas de insectos e insectos entre la corteza de los árboles.
Presenta dimorfismo sexual, los machos son de coloración roja en la cabeza y las hembras totalmente negras
Es relativamente confiado a los humanos.
Mide 36 cm.
Hembra


Macho




jueves, 3 de diciembre de 2015

Chilco (Fuchsia magellanica)

ONAGRACEAE
Arbusto perennifolio, glabro, de entre 1 a 23 metros de altura, nativo del bosque andino-patagónico. Se cultiva como ornamental en jardines y parques. Tolera bien la humedad, la sombra y el frío.
Ramas largas, delgadas y frágiles. Hojas verticiladas de 3-5 por 0,6- 2cm, oval lanceoladas, con borde dentado, de color verde más claro en el envés; nervios y pecíolos de color rojizo.
Flores solitarias de  4-5 cm de longitud. Cáliz grande formado por  4 sétalos carnosos, de coloración rojo intenso. Corola más pequeña que el cáliz constituida por 4 pétalos morados, 8 estambres; estilo delgado, largo, rematado en un estigma 4-lobulado.
El fruto es una baya alargada de 8-16 por 5-6 cm, de color purpúreo. Las semillas son de coloración café y miden  1,3 mm.

Otros nombres:
Castellano: Aljaba, fucsia, chilcón, tilca, palo blanco.
Portugués: Chilco
Francés: Fuchsia de Magellan
Inglés: Hummingbird fuchsia
Alemán: Scharlach-Fuchsie
Danés: Hæk-Fuksia
Sueco: Scharlakansfuchsia
Polaco: Fuksja magellańska

Rama con flores y frutos

jueves, 26 de noviembre de 2015

Santuario de Ceferino Namuncurá

Viajando por la ruta nacional nº 22 entre Cutral Có y la intersección de la ruta nacional nº 237, en el medio de la estepa y a orillas del camino se erige una gran estatuo y una pequeña capilla dedicada al culto de Ceferino Namuncurá.
Es notable la cantidad de ofrendas que deja la gente en esa capilla, desde velas, banderines y banderas con plegarias y agradecimiento, flores, vestimenta, botellas y fotos de familiares, presumo que muchos de ellos fallecidos o recuperados de alguna dolencia; también hay muchos cascos, al parecer como pude observar por la llegada de algunos fieles los trabajadores petroleros se encuentran entre su devotos que llegan a ese solitario paraje.
También hay dos pequeños altares cercanos, uno a su lado dedicado al Gauchito Gil y otro en la mano de enfrente de la ruta dedicado a la Difunta Correa.











Placas

Altar dedicado al Gauchito Gil

Capilla de Ceferino Namuncurá
SITUACIÓN GEOGRÁFICA



viernes, 6 de noviembre de 2015

Sendero Natural El Bosque

El 13 de febrero de 2014, visitando el Parque Nacional Lanín en horas de la tarde recorrí un camino que bordea el lago Huechulafquen  y llegué cerca de su extremo oeste en Puerto Canoa, a poca distancia de la frontera con Chile.
Es un largo y sinuoso camino de ripio de más de  50 km longitud hasta llegar a la ciudad de Junín de los Andes. El tiempo de arribo fue más largo de lo que imaginaba y llegamos hasta Puerto Canoa en dos horas y fracción.
Se pasa en su extremo oriental de un ambiente propio de la estepa patagónica o al menos su zona de transición hasta el comienzo de los bosque andino-patagónicos.
La cantidad de aves observadas no fue muy grande, algunas comunes fueron algo esquivas, pero sin dudas lo mejor en cuanto a las aves fue que pude fotografiar relativamente cerca al carpintero gigante, que años anteriores no había podido siquiera ver. Pude avistar y fotografiar a ambos sexos este año y en dos localidades diferentes.
Los paisajes son hermosísimos, con un camino que vale la pena recorrer y en el que uno disfruta la conducción, aunque no alcanzan los ojos para ver todo, ya que hay que tener precaución. Pero sin dudas lo mejor fue haber entrado al sendero señalizado en un sector cercano al muelle y recorrerlo con mi familia, disfrutando no solo del bosque andino sino del sol que se colaba hasta el suelo por entre el follaje, dando tonos cálidos a pesar de estar fresco siendo verano. Allí lógicamente además pasear y observar todo nos detuvimos en un tocón de un árbol viejo y caído hace tiempo, disfrutando de unos mates al solcito. Luego ya cerca del final del sendero vinieron las fotos más lindas como la de los carpinteros gigantes que mencioné antes, los carpinteros pitíos y unos picoleznas patagónicos muy curiosos que buscaban alimento sin cesar trepando y revisando la corteza de los enormes árboles.
Desde el propio muelle se tiene una vista espectacular de una playa con arena volcánica negra, un cerro cercano y hacia el norte se tiene una hermosa vista de la cima del volcán Lanín distante unos 10 km.
Sin dudas uno de los momentos más felices vividos en ese sector de la Patagonia.
Camino a Puerto Canoa

Cerro Los Ángeles


Playa negra


Uno de los muchos carteles del sendero

Bandurria austral (Theristicus melanopis)

Zorzal patagónico  (Turdus falcklandii)


Fío-fio silbón (Elaenia parvirostris)

Carpintero pitío (Colaptes pitius)


Picolezna patagónico (Pygarrhichas albogularis)


Carpintero gigante (Campephilus magellanicus) macho





Volcán Lanín



Cauquén real (Chloephaga poliocephala)

Mutisia naranja (Mutisia decurrens)